Mayo

Hay fechas que se desgajan del calendario y se incrustan en el alma del que ha vivido en un ambiente salesiano algún año de su vida; a veces se cuela en el hogar por las rendijas del querer, del agradecimiento y de la simpatía. Lo importante es que el 24 estábamos aquí, honrando a nuestra Madre Auxiliadora con nuestra misa ¡Hasta 12 hubo y abarrotadas! Nuestra presencia en la procesión, formando piña alrededor de Domingo Savio o D. Bosco o cortejando a nuestra Auxiliadora, dan pie para palpar lo que queremos a nuestra Madre.


Con presencia del Sr. Obispo, D. Luis, y, acompañados por las autoridades civiles, paseamos a nuestros Santos y a nuestra Virgen al son de una magnífica megafonía que nos acompañó en todo el trayecto rezando el Santo Rosario y cantando las glorias de María. Abría paso, junto con la cruz y los ciriales, la banda de Tambores de la Cofradía. Ntro. Padre Jesús del Silencio. Los jóvenes de Centro "Abertal" y amigos de Domingo Savio daban vida a su carroza. Los Antiguos alumnos, alrededor de su bandera, paseaban a D. Bosco con una gran ilusión. Seguía las Asociaciones de María Auxiliadora del nuestro Santuario, formando un grupo gallego en su entorno; la Asociación de las Salesianas de Coia, junto con la de Vilas-Morgadanes, también con sus estandartes. Este grupo lo cerraban la Junta y Celadoras de ADMA – Santuario.

La nota folclórica la daban el grupo de baile gallego "Feiticieros", acompañados por la agrupación de gaitas "Os Meigallos", que en el momento en que la carroza de la Virgen llegaba a su Santuario, ofrecieron ante Ella y los fieles asistentes un par de bailes.

La carroza de María Auxiliadora, ricamente engalanada, era acogida con gran fervor por las personas que la contemplaban desde los balcones, desde las aceras y otras que iluminaban el camino con sus velas. Las autoridades civiles y la presidencia eclesiástica encabezada por el Sr. Obispo D. Luis que animó a todos los fieles a acogerse al auxilio de nuestra Madre y a implorarla espiritualmente.

Con el himno a María Auxiliadora, el canto de la Salve y la bendición de la Virgen se dio por terminada la procesión. En el patio del Colegio se cerró el acto con unos bailes regionales de la agrupación, que había acompañado a la Virgen.

Gracias desde aquí a todos los que en día 24 de cada mes no se olvidan de su Madre Auxiliadora. Gracias a todos los que han hecho posible este acto de amor a María. Queremos ser dignos hijos de tan gran Madre.

¡VIVA MARÍA AUXILIADORA!

Galeria de fotos